Acercar al lector al hecho histórico latinoamericano










El profesor de Física y Matemática jubilado y escritor a tiempo completo, Enoc Sánchez, escribió la historia novelada "El espíritu de Simón" y yo con su permiso, tomo para este blog, la intención con la que él hizo su trabajo:



Acercar al lector, tanto joven como adulto, no solamente al pensamiento de Bolívar, sino a todo lo que constituyó la gesta independentista Venezolana y Latinoamericana




lunes, 1 de marzo de 2010

José María España, de la Pléyade de Héroes

En conmemoración del Bicentenario de la Declaración de la Independencia venezolana (1810-2010) y con el apoyo del Fondo Editorial Ipasme, el periodista e historiador Antonio “Chino” Manrique, quien es también creador y Director de la publicación Actualidad Educativa, a finales de febrero de 2010, publicó y bautizo su libro Pléyade de Héroes, en el que vierte, de manera sencilla y amena muchos aspectos que rodearon la vida de quince de nuestros grandes promotores de la independencia en Venezuela y en este continente, aspectos muchos de ellos desconocidos por los venezolanos y latinoamericanos ya que, particularmente quienes escribieron parte de nuestra historia solo registraron lo que favorecía a las clases dominantes sino porque fue mucha la historia nacional excluida de la formación de nuestros niños y jóvenes, asunto denunciado en la década de los setenta.
Y uno de esos personajes que siempre llamó la atención, pero del que poco se sabía, fue José María España, considerado por este historiador como “una de las vidas revolucionarias más importantes de venezolano alguno…quien va a ser una de las cabezas más visibles de la conspiración de 1797 contra la corona (española- PE), la cual agrupó entre otros, a Manuel Gual y a Simón Rodríguez (Maestro de Simón Bolívar), quien se vio obligado a salir abruptamente de su Venezuela natal, y al español Juan Bautista Picornell y Gomilla, uno de los peninsulares que se encontraba confinado en el Castillo de La Guaira desde 1976”.
Este señor Picornell y Gomilla, de quien Manrique precisa que formaba parte de la Conspiración de San Blas, que debía estallar en Madrid en febrero de 1796, estudió en la Universidad de Salamanca e identificado con las ideas revolucionarias procedentes de Francia, escribió diversos tratados, entre ellos, el "Discurso sobre los mejores medios de excitar y fomentar el patriotismo en una monarquía". Por cierto, la conspiración fue descubierta y Picornell vino a dar a las colonias americanas, porque le habían conmutado la pena de muerte a él y otros, por encierro perpetuo en Puerto Cabello (estado Carabobo) y una localidad panameña. Junto a Picornell estaban Sebastián Andrés, José Lax y Manuel Cortés Campomanes.
Narra Manrique que José María España, luego de haber estudiado en Francia y regresado a La Guaira, se entusiasmó por aquellos acontecimientos políticos por los que atravesaban los estadounidenses y la misma revolución francesa.
“Después de conocer ese proceso revolucionario europeo –cita Manrique-, radicalizó su posición independentista, la cual enriqueció con la cantidad de franceses presos y transeúntes en las Antillas que tocaban en el puerto de La Guaira”.
Es interesante señalar, que José María España estuvo muy motivado por las ideas revolucionarias y pese a que ostentaba en 1793 el cargo de Teniente de Justicia Mayor de Macuto, para el que lo nombró el Gobernador y Capitán General Pedro Carbonell, favoreció la fuga de los revolucionarios españoles que estaban presos en La Guaira y si bien fue descubierta esa acción después, España seguía con sus inquietudes, al punto que Antonio Manrique dice que “…se convirtió en un conspirador y editor de impresos de neto corte subversivo y anticolonialista. Uno de esos panfletos comprendió los Derechos del Hombre, proclamados el año anterior, 1792, en París”.
El historiador deja entrever que en las circunstancias del acercamiento con los revolucionarios españoles ya venía dándose igualmente su relación con Manuel Gual, quien si bien residía en la población de Santa Lucía, por razones familiares pasaba largo tiempo en La Guaira. Lo cierto de todo es que ambos se involucran en la fuga de los de los revolucionarios españoles.
La Conspiración de Gual y España
Refiere el historiador que el complot guaireño, de 1797, donde por cierto también participaba Simón Rodríguez, comienza a desmoronarse cuando son detenidos los barberos Francisco Javier de León y José Chirinos y además de Juan Antonio Aponte y Manuel Montesinos y Rico. De acuerdo a Manrique “Éstos le habían propuesto al capitán Domingo Antonio Lander que se incorporara a un movimiento conspirativo de blancos y gente de color. Esta invitación, conllevó la información de los planes al cura Juan Vicente Echeverría, del Sagrario de la Iglesia Catedral de Caracas. Éste a su vez pasó la información al Arzobispado y de éste, llegó al Capitán General. Luego vinieron las detenciones. Siguieron las fugas hacia el Caribe de Manuel Gual, Juan Xavier y José María España, sin obviar las no pocas ejecuciones”.
España regresó al puerto de La Guaira de modo clandestino, en 1799, pero fue “delatado por quien hemos llamado la Judas de La Guaira. Fue una de sus vecinas, María Herrera, quien lo vendió por 12.000 pesos, una fortuna para aquella época, de los cuales recibió una primera parte de 4.000 pesos”, escribe el periodista e historiador.
El imperio español lo ahorcó y descuartizó
Manrique inserta la opinión escrita de otro historiador, Gil Fortoul, para referirse a la manera como fue tratado España luego de la delación:
“Juzgado en Caracas, se le condena a muerte el 6 de mayo. Dice la sentencia que sea sacado de la cárcel, arrastrado a la cola de una bestia de albarda, y conducido a la horca, publicándose por voz de pregonero su delito; que muerto naturalmente en ella por mano del verdugo, le sea cortada la cabeza, y descuartizado; que la cabeza se lleve en una jaula de hierro al Puerto de La Guaira, y se ponga en el extremo alto de una viga de treinta pies, que se fijará a la entrada de aquel pueblo por la puerta de Caracas; que se ponga en otro igual plano uno de sus cuartos a la entrada del pueblo de Macuto, en donde ocultó otros gravísimos reos de Estado, a quienes sacó de la cárcel de La Guaira y proporcionó la fuga; otro en la vigía de Chacón, en donde tuvo ocultos los citados reos de Estado; otro en el sitio llamado Quitacalzón, río arriba de La Guaira, en donde recibió el juramento de rebelión contra el rey, y otro en la Cumbre, donde proyectaba reunir la gente que se proponía mandar; que se confisquen todos los bienes que resultaren ser suyos, y se ejecute…”
En realidad, el imperio español ya tenía víctimas criollas y europeas a granel, pero fue tal el odio desatado contra los revolucionarios locales, cuyo único pecado fue tener en sus corazones el sueño de independencia y libertad que convirtieron una carnicería la muerte de España, quien fue en la Plaza Mayor (actual Plaza Bolívar); su esposa junto a sus dos hijos fue encerrada en la cárcel de La Misericordia, lo que es conocido hoy como Parque Carabobo y luego la confinaron a Cumaná. Es bueno saber, como escribe Antonio Manrique, que, “el Protolíder y Precursor de nuestra independencia, Sebastián Francisco de Miranda, se cruzaba comunicaciones con los conspiradores de Caracas y el Litoral, especialmente de este último sitio y estaba al tanto de lo que ocurría en su Venezuela natal”. La historia en la Pléyade de Héroes del periodista e historiador Antonio “Chino” Manrique, dice muchas cosas que venezolanos y latinoamericanos en general necesitamos saber, porque ellos comenzaron a construir nuestras sociedades.

























No hay comentarios: