Acercar al lector al hecho histórico latinoamericano

El profesor de Física y Matemática jubilado y escritor a tiempo completo, Enoc Sánchez, escribió la historia novelada "El espíritu de Simón" y yo con su permiso, tomo para este blog, la intención con la que él hizo su trabajo: Acercar al lector, tanto joven como adulto, no solamente al pensamiento de Bolívar, sino a todo lo que constituyó la gesta independentista Venezolana y Latinoamericana




domingo, 13 de mayo de 2018

España actuó en una verdadera catástrofe humana y económica


                     






Eminentemente lógioc, razonador profundo y claro sobre la condición humana, actuaba siempre en lo justo





                          “… irracionales, criminales y abominables, fueron las matanzas de judíos y los saqueos de sus bienes durante más de cien años antes de que se decretara su expulsión de España”.         
El que algún individuo, pagado o que busca venderse para lograr prestigio público que nunca ha tenido y aparezca en un programa de una televisora de España, hable -con ese conocido hablar colombiano y al fondo el también conocido zezeo en voz una de mujer- para exponer de manifiesto una crueldad y un ánimo criminal en Simón Bolívar durante la guerra de independencia de Venezuela, sin duda se presta a las manipulaciones políticas que desarrollan ciertas corporaciones y gobiernos como los de las Derechas española y colombiana para intentar incrustar sus narices en la Venezuela del continente suramericano.
Es interesante que se conozca que, pese a los deseos expresados en el Decreto de Guerra a Muerte, dictado por Simón Bolívar el 15 de junio de 1813 en la ciudad de Trujillo, sobre la perversa actuación de los españoles, en el sentido claro de querer  “Que desaparezcan para siempre del suelo colombiano los monstruos que lo infestan  y han cubierto de sangre; que su escarmiento sea igual a la enormidad de su perfidia, para lavar  de este modo la mancha de nuestra ignominia y mostrar a las naciones del universo que no se ofende impunemente a los hijos de América”, el Libertador añade otro párrafo que muestra el talante de esa grandeza humana que siempre le acompañó, al referir que:
“A pesar de nuestros justos resentimientos  contra los inicuos españoles, nuestro magnánimo corazón  se digna, aún, abrirles por la última vez una vía a la conciliación y a la amistad; todavía se les invita a vivir entre nosotros pacíficamente, si detestando sus crímenes y convirtiéndose de buena fe, cooperan con nosotros a la destrucción del gobierno intruso  de la España y al restablecimiento de la República de Venezuela”.        
¿Deseos de esconder la memoria?

Como en ocasiones la memoria aparenta desaparecer, con sencillez solo aconsejo que lean a quienes critican con manipulada insensatez lo que desconocen la historia y acudo la investigación del profesor de la Universidad de Carabobo, Venezuela, José Manuel Hermoso con la finalidad de recordarle a esa presunta ingenua televisora derechista de España, que la carnicería que hicieron los españoles con los hebreos y conversos tuvo tilde de tragedia humanitaria.
 
El investigador Hermoso González, titular a dedicación exclusiva  de la Cátedra de Historia de Venezuela, de la Facultad de Ciencias de la Educación, en su libro Pueblo Protagónico (1498-1798),Historia de las luchas sociales y políticas del pueblo venezolano, escribe que “El ideal de una España única ha estado históricamente vinculado a la reducción de las libertades populares y/o a la intolerancia  y fanatismo religioso”.

Nos cuenta además en su libro el catedrático que, “El origen  del fanatismo y la intolerancia del espíritu de cruzada tiene como antecedente inmediato la contraofensiva musulmana del siglo XII. El espíritu de concordia, tolerancia  e integración que adoptaron  los cristianos  frente a hebreos y musulmanes después de la Toma de Toledo, fue obstaculizado  y contrarrestado por las invasiones de los fanáticos guerreros  almorávides provenientes del Sahara”.
Inclementes y crueles persecuciones
Y más adelante  nos añade que “Hay otro fenómeno generador de violencia, intolerancia y fanatismo, cuya causa debe buscarse más en factores económicos  y políticos  antes que en factores ideológicos, idiosincrásicos o culturales. Nos referimos a las inclementes y crueles persecuciones que sufrieron  los hebreos, conversos o no, desde finales del siglo XIV hasta su expulsión de la Península Ibérica a finales de XV. Más que derivado de un resentimiento social profundo o de un consuetudinario conflicto religioso entre los hebreos y el pueblo hispano, el ensañamiento popular  aparece como algo perversamente inducido desde las alturas del poder”. 

Pero e investigador de la Universidad de Carabobo va mucho más allá en su descripción de esa violencia perversa que pareciera como inducida desde las alturas del poder, al señalar que “El movimiento anti hebraico se había iniciado  a mediados  de siglo XIV, pero fueron los progromos de 1391 los que llevaron los ataques al extremo de un promovido y generalizado genocidio.    

Revuelta y persecuciones a granel  

No podemos olvidar acá, que el progromo de Sevilla, de 1391, de acuerdo a algunos historiadores, se llevó por delante a más de 4 mil judíos y hubo miles de persecuciones. Hubo una gran revuelta y persecuciones a granel contra quienes, en aquellos tiempos, eran presuntamente los grandes dueños de las riquezas.    
A estas alturas del recorrido histórico, me pregunto ¿Qué pueden hablar propagandística y políticamente  sobre la violencia y crueldad del Libertador de América al declarar la guerra a muerte, cuando esa determinación la tomó Bolívar a raíz de la carnicería  que venían haciendo los españoles y realistas en la guerra de independencia?    

El investigador carabobeño ahondó en esa violencia de los españoles al decir que;
“Sevilla, Andalucía y La Mancha iniciaron las persecuciones y saqueos. Le siguieron Toledo, Madrid, Burgos y Logroño, para mencionar solo las ciudades más importantes. Finalmente, la carnicería  se extendió hacia Aragón  y la región mediterránea de Cataluña. Los ataques se produjeron en Barcelona, Valencia y Palma de Mallorca. En síntesis, una verdadera catástrofe  humana y económica”. 

España, tiempo de penumbras

“La persecución que se había iniciado casi dos siglos antes –escribe el investigador e historiador- cuando las Cortes de Castilla aprobaron un conjunto de discriminaciones , antecedentes de odio y resentimiento que prologaron (entre otras) las horribles matanzas de fines del siglo XV, ahora bajo el reinado de los Reyes Católicos –esa persecución- reorientada contra los judíos convertidos al cristianismo se canalizó jurídicamente con la creación del Tribunal del Santo Oficio con el inicio de la Inquisición, la ofensiva anti hebrea se reorientaría en lo adelante contra los conversos  y sus descendientes durante más de tres siglos.

Lo cierto  de todo es que con la Inquisición se desarrollo en España y por siglos, un tiempo de penumbras. Escribe el investigador que “La consecuencia  más negativa que tuvo para la naciente España la creación de os Tribunales de la Inquisición fu el surgimiento de un ambiente social de desconfianza  y discriminación que se prolongaría durante siglos y que afectaría a todos los españoles. Lo positivo: que la inquisición fue una manera institucionalizada, más racional y menos anárquica  de encauzar los resentimientos y animadversiones contra el judaísmo. Mucho más irracionales, criminales y abominables, fueron las matanzas de judíos y los saqueos de sus bienes durante más de cien años antes de que se decretara su expulsión de España.  

Hemos hecho una simple reseña y un comentario acerca de algunas mínimas cosas en la que aparecieron involucrados los cristianos españoles, que regaron de sangre las tierras de esa nación, que ha estado en los siglos de vida de los españoles, sin incluir realidades muy violentas como la República española y Franco, la actual  crisis económica y política que se abate sobre una Cataluña que sueña con la independencia.   

PUEBLO PROTAGÓNICO (1498-17989)
Historia de las luchas sociales y políticas del pueblo venezolano.  
HERMOSO GONZÁLEZ, José Manuel
Edición Protagónica 2008  


      

jueves, 19 de abril de 2018

Entre los abriles de 1810 y 2002 los mantuanos venezolanos insisten




El mundo hoy ya no puede repartirse por ser posesión casi exclusiva de la que a final de esta azarosa historia emerge como superpotencia  única y el más poderoso imperio que jamás existió. (Fidel Castro, Quinto Encuentro Internacional de Economistas sobre Globalización y Problemas del Desarrollo. 14 febrero de 2003. La Habana, Palacio de Convenciones)

Hablar o escribir acerca del 19 de abril de 1810 es históricamente interesante y actual porque pareciera que en el destino de las naciones, asunto que nadie puede adivinar, los momentos, las coincidencias y los intereses parecieran semejarse, con algunas variantes dado el tiempo que transcurre entre unos y otros.
Obvio en estas líneas los aconteceres escritos por testigos y quienes no lo fueron, pero escribieron sobre los hechos acontecidos ese 19 de abril de 1810.
Esa importante fecha que se acerca a la declaración de independencia del 5 de julio de 1811, tiene un detalle muy importante que pareciera estar cerca de lo acontecido el 11 de abril de 2002 en la actual República Bolivariana de Venezuela, 192 años después.   
En realidad, el pueblo constituido por una minoría de blancos peninsulares y criollos (mantuanos), indios, negros, tercerones, cuarterones, quinterones y zambos fue el escenario en que se movieron las fuerzas que querían desprenderse de España y las que querían mantener relaciones con esa nación pero sin depender de ella porque la idea era gobernarse sin dependencias, con autonomía.
La mayor parte del pueblo, valga decir, quienes nada poseían, por supuesto, no manejaba idea alguna para desprenderse del gobierno de España, ya que le habían visto los colmillos a los blancos criollos, cuyos intereses nada tenían que ver con ellos en el buen sentido, ya que la esclavitud formaba parte de sus negocios.
En otro lado, los blancos criollos o mantuanos estaban constituidos por dos sectores: quienes querían desprenderse de España y ejercer el poder político y hasta se encontraban identificados con las ideas mirandinas de la patria grande; estos constituían la nobleza intelectual criolla, muy identificados con los enciclopedistas. Otro sector de los blancos, deseaba separar del poder a los peninsulares para ellos controlar el gobierno de la provincia que crecía.
Casi dos siglos entre abriles
Aquí es donde los dos abriles, 192 años después, se acercan en el parecido, porque en aquel de 1810 estaba siendo tejida una especie de Golpe de Estado por parte de los mantuanos, incluso con el apoyo del Clero y también germinaba el ánimo independentista dentro del otro sector de los blancos criollos, donde estaban los patriotas muy seguidores de las ideas de los enciclopedistas.         
Detalle de valor es el que registra Caracciolo Parra Pérez, en  “Historia de la Primera República de Venezuela”, de la Colección Clásica, de la Fundación Biblioteca Ayacucho, Primera Reimpresión 2011, en la que escribe que  Martín Tovar  Ponte y de Anzola “contaba  más tarde a Level de Goda , en Curazao, que Bolívar (Simón)  rehusó entrar  en el movimiento porque él no pudo darle seguridades de que se formaría un gobierno aristocrático en reemplazo del español, a lo cual respondió Tovar que la nobleza venezolana por reducida y pobre no podía gobernar el país. Fue entonces cuando Bolívar decidió  irse fuera de Caracas.
El doctor Caracciolo Parra Pérez  nos aclara un poco el asunto del movimiento cuando escribe:
“El impetuoso ardor de los jóvenes caraqueños  decidió la marcha de los sucesos y marcó con su sello indeleble los destinos del Continente  americano. Reunidos algunos de aquellos, el 18 de abril, en la casa de Manuel Díaz Casado –según Austria- (valga decir el general de división José de Austria, autor del Bosquejo de la Historia Militar de Venezuela) resolvieron intentar un golpe al día siguiente y aprovechando las festividades del jueves santo, deponer las autoridades  y establecer un nuevo gobierno  en nombre de Fernando VII, con el fin de no alarmar prematuramente al pueblo, gobierno que presidiría, al principio por lo menos, el propio Capitán General”.
Vuelven los mantuanos
Ya desde 1999, el sociólogo Germán Sánchez Otero, ex embajador de Cuba en Venezuela, en su libro “Abril sin Censura”, publicación Memoria editada por el Correo del Orinoco en 2012, ya escribe sobre los rumores de conspiración cuando le dice al Comandante Supremo de la Revolución:
-Oye, Hugo,  se está rumorando cada vez más que hay ruidos  de sables en los cuarteles…como decían en Chile, en la época de Allende que me tocó vivir allí. ¿Es verdad?  
Sí, estoy seguro: el pueblo no lo va a permitir, ni tampoco la abrumadora mayoría de las Fuerzas Armadas. De eso no tengan dudas…
Escribe Sánchez Otero que la primera vez que se enteró de la preocupación de Chávez al respecto fue de una manera indirecta, en julio de 1999, cuando al despedirse del general Isaías Baduel, en un acto con motivo de un  homenaje a oficiales promovidos a grados superiores, el general Baduel le dijo que el Presidente Chávez estarían pensando en designarlo para que estuviera al frente de la 42 Brigada de Paracaidistas que está en Maracay y luego le dijo –registra Sánchez Otero que en un tono secreteante- “Si el Presidente adopta esa decisión, es que él presume que en algún momento puede ocurrir un intento de golpe de Estado y desde ahora quiere curarse en salud nombrándome en Maracay”.
Y la segunda vez que Sánchez Otero trató el tema del Golpe de Estado con Chávez fue en La Casona.  Y el líder le habría dicho:
“Sí. Estoy recibiendo muchos reportes y conjeturas. Pero he dado instrucciones de evitar suspicacias que provoquen acusaciones infundadas y divisiones en el Alto Mando y la oficialidad”.
Lo cierto de todo es que el Presidente Hugo Chávez estaba en conocimiento de los acontecimientos, como también sabía de la participación de civiles de la oposición con la iglesia y que el pueblo lo evitaría de llegar a ocurrir algo.
“Sigo creyendo que el pueblo derrotaría cualquier aventura golpista. Tal vez lo intenten, que tengan éxito, imposible. Nuestra gente saldría a las calles a enfrentarlos y la inmensa mayoría de las Fuerzas Armadas no va a apoyar a los golpistas.
Y lo siguen intentando
La Defensoría del Pueblo y la Fundación Juan Vives Suriá, con el apoyo de la Fundación Editorial El perro y la rana, publicaron “Los Documentos del Golpe”. Fueron 7 mil ejemplares en los que quedó de manifiesta la participación de los golpistas civiles como gente vinculada a los partidos políticos, organismos empresariales, periódicos, radios y estaciones de televisión, militares y personas del clero.
Como escribió el colega periodista y ex presidente de la República, Dr. José Vicente Rangel, en su página El Espejo, publicada el 20 de octubre de 2008, refiriéndose a la publicación Los Documentos del Golpe:}
“Los testimonios de la infamia se acumulan a lo largo del libro. La vileza de la información, el cinismo de los promotores de la aventura y de la manipulación de los hechos, provoca náuseas. Pero lo que más molesta de esta singular recopilación, basada en fuentes directas, de irrecusable veracidad, es el caradurismo de los actores: detrás de cada medio hay un dueño, un inspirador. La forma como éstos se involucraron  confirma su condición de operadores de excepción en la trampa conspirativa. Y la manera como luego  se lavaron las manos, lo negaron todo y rehuyeron la responsabilidad en los hechos es antológica.       
En este tiempo, ya sin el Comandante Supremo Hugo Chávez, quien habría dicho que los mantuanos seguirían insistiendo siempre para intentar controlar el poder y por ende al país, el blanco de los mantuanos modernos ha sido el Presidente Nicolás Maduro.
Contra Nicolás Maduro los mantuanos modernos, conjuntamente con el imperio estadounidense y los identificados como vasallos latinoamericanos e instancias como la OTAN y otras de carácter financiero, han intentado por todos los medios de eliminar la Revolución Bolivariana de Venezuela.
Los hijos de Bolívar y Chávez –como se definen los venezolanos-  han estado soportando una violencia ilimitada de la oposición guiada por EE.UU  y  un terrible bloqueo, todo porque la Revolución Bolivariana, como modelo político a seguir se ha convertido en el compañero amigo, protector y defensor de su pueblo, mientras sus agresores –moral y éticamente incapacitados- mantienen a distancia y empobrecidos a sus pueblos y buscan seguir atropellando a las naciones que se le resisten como la cubana y la venezolana y demás integrantes de las organizaciones latinoamericanas como Unasur, Celac y Alba.   

viernes, 9 de marzo de 2018

Simón Bolívar, dos siglos atrás, sabía de titulares y diagramación



El fallecido profesor Ignacio de la Cruz, escribió en su libro Bolívar y su concepción del periodismo, que el creador del Correo del Orinoco, “Escritor de deslumbrante frase breve –directa, clara, precisa- con gran rigor examinará siempre el texto periodístico”.

Definitivamente que revisar lo hecho por el Libertador Simón Bolívar es como entrar al mundo de siglos atrás con un contenido nuevo, al día de las cosas, lo que revela que fue hombre de una visión gigantesca, que volaba por encima de muchas luces.

Reviso las páginas escritas por el notable profesor zuliano Ignacio de la Cruz, hombre de letras en el periodismo, Premio Nacional de Periodismo y, además de eso investigador y con un estilo interesante al escribir.

Indagó y escribió en su libro “Bolívar y su concepción del periodismo”, llamativos e interesantes detalles que pocos periodistas y estudiantes de lo que se conoce ahora como Comunicación Social han conocido.

Bolívar demandaba novedad en la noticia

Escribe el profesor de la Cruz que “Si el Libertador demandaba exactitud y novedad en la noticia, pedía asimismo que se las encabezara con un título de su contenido, para que llamen la atención del público. Sobre el particular, el también periodista Francisco J. Ávila señaló:

-Eso no se había visto en ninguna parte hasta esa época de 1823-1825. Pero el profesor Ávila fue más preciso al escribir que eso lo demostró una investigación que realizara sobre el asunto. Bolívar, afirma, es el primero que se ocupa en el mundo de cómo deben ser los titulares.

Pero el Libertador Bolívar fue mucho más allá. Escribe el fallecido profesor de la Cruz, quien nos indica en su libro que le llamaba mucho la atención su presentación, su diagramado, al punto que en una comunicación a Francisco de Paula Santander le señala:

A todas las cosas se les debe dar la forma que corresponde a su estructura, y estas formas deben ser las más agradables para que capten la admiración y el encanto.

Escribe este periodista zuliano que Bolívar le hace tal insinuación a Tomás de Heres (Quien fue gobernador de Guayana) y a quien le dice:
Yo quiero que se proteja …pero que se organice con elegancia, gusto o propiedad.

Y añade el profesor la Cruz:
Escritor de deslumbrante frase breve –directa, clara, precisa-con gran rigor examinará siempre el texto periodístico:

Remito a Ud. El Centinela, que está indignamente redactado –amonesta a José Gabriel Pérez-, para que Ud. mismo lo corrija y lo mande a reimprimir, a fin de que corra de un modo decente y correcto. Despedace Ud. esta infame gaceta para que quede mejor (…). La puntuación corregida, todo rehecho, -Y en la posdata-: La adjunta del Correo de Londres, que es muy interesante, hágala insertar en la gaceta del gobierno, pero antes, se corrijan el estilo y la puntuación, que son detestables. 

 Rechazaba promover el roce entre las naciones
 
Escribiendo en cristiano, es bueno que se diga que, Simón Bolívar, dos siglos antes de que fueran expresadas por movimientos políticos y países opiniones en contra de los monopolios, planteaba la necesidad de que los medios de comunicación no promovieran roces entre las naciones hermanas, ni inflamaran a unas contra otras. Debían estar al servicio de su unidad, contra los peligros exteriores y contra los intereses de las oligarquías locales, que en todas partes atizaban odios y fricciones para rehacer los cotos de sus antiguos privilegios”.

El párrafo anterior es muy interesante, porque lo que hoy se discute en el mundo, como es la injerencia no solo de los imperios sino de los medios de comunicación, como cipayos de los anteriores, es una situación que el Libertador Simón Bolívar conocía, desarrollaba y enfrentaba desde que regresó de Londres en 1810. 
 
Es más, lo que hoy hacen las oligarquías y sus medios de comunicación en el continente americano y muy particularmente contra Venezuela y su liderazgo así como lo han hecho en otras partes del mundo, es algo que conocía muy bien el guerrero caraqueño, como se puede apreciar -nos ilustra el profesor Ignacio de la Cruz- en una comunicación del 25 de julio de 1825, donde le ordena desde el Cuzco al general Tomás de Heres, que responda un libelo de Brandsen. Y se lo explica de la siguiente manera:

Lo único que saco en limpio es que el gobierno de Chile ha animado a Brandsen a dar este paso y que este francés piensa formar una facción en Chile , al parecer contra mi...Puede preguntar cómo es que nadie escribe libelos contra el gobierno de Chile ni los demás jefes de América en el país que manda el Libertador. Con este motivo se puede explicar:L la envidia que devora a esos señores por las glorias del “ejército colombiano y su jefe lo explica todo”. 

Con las oligarquías y sus medios en contra
 
Como puede ser apreciado, el Libertador Simón Bolívar como el Comandante Hugo Chávez y el actual líder y presidente Nicolás Maduro, han sido blanco de las oligarquías y sus medios de comunicación. Y veamos lo que le escribió al Mariscal José de la Mar (fue presidente del Perú en dos ocasiones), desde Loja, el 14 de octubre de 1822:

Mucho siento tener que indicar a Ud., de paso, que las imprentas de Lima no me tratan tan bien como la decencia parecería exigir. Quiero suponer que mi conducta o la del gobierno sea viciosa; no basta, sin embargo, esta causa para empeñarse entre naciones amigas en increpar la una a la otra sus defectos. Colombia ha podido juzgar con desaprobación algunas operaciones de los gobiernos americanos; y Colombia se ha abstenido de la murmuración porque su gobierno ha influido de modo que ha impedido el uso de un arma que no es dado a todos manejar con acierto y justicia. Yo espero, mi amigo, que Ud. impedirá este abuso que se esta haciendo contra mi, para no verme obligado a mandar órdenes al general Paz Castillo que me serían desagradables, pues no es de razón que la moderación de Colombia se retribuya con ultrajes.

Escribe el profesor zuliano que, “El predisponer a los peruanos contra el Ejército Libertador era insólito. Pero la aristocracia del Perú, de fuertes resabios monárquicos, rechazaba la revolución democrática que Bolívar encarnaba“.


martes, 13 de febrero de 2018

EMANCIPACIÓN DE BOLÍVAR vs. PRETENSIONES EXPANSIONISTAS DE EE.UU










 Las hostilidades de la Derecha estadounidense en contra del Libertador Simón Bolívar –y como debe esperarse ello va en contra de los ciudadanos de Venezuela-  no son nada nuevas y de eso se encargó de escribir en su libro “El regreso de los realistas y su derrota final ante los pueblos”, el comunicador y articulista Ronald Muñoz, quien para 2009 fungía como Coordinador General  de la Escuela de Formación “Simón Rodríguez”.
En su libro, Muñoz nos cuenta que las hostilidades del gobierno de EE.UU en contra de Simón Bolívar “…no fueron pocas, y se desarrollaron en distintos momentos  de la vida de Bolívar  y del nacimiento y desarrollo inicial de nuestras repúblicas”.
Dos visiones frente a frente
Cita que uno de esos iniciales choques fue el frente a frente “…entre las pretensiones expansionistas del gobierno  estadounidense y los planes emancipadores del Libertador, dirigidos hacia toda la América de habla Hispana”.
“Hacia 1800 –escribe Muñoz- la naciente potencia del norte se encontraba en plena fase  de expansión  imperialista en suelo norteamericano. Inicialmente masacrando a la población indígena autóctona quienes, a diferencia de las tribus de sur, fueron exterminados casi por completo por los colonos anglosajones con el fin de apoderarse de amplias porciones  de territorio. Posteriormente, los EE.UU obtienen de Francia los territorios de Lousiana y New Orleans, ceca de 1810, mientras en América del Sur se libraban las gestas emancipadoras bajo el liderazgo de Bolívar y otros grandes próceres, los Estados Unidos invaden Canadá, hasta entonces colonia Británica, pero el resultado es una desastrosa paliza que culmina con la toma de la Casa Blanca por parte de las tropas inglesas, obligando al presidente Madison  a escapar cobardemente de la misma. La ocupación dura menos de veintiséis horas puesto que los británicos sabían que su ejército no bastaría para resistir una contraofensiva milita estadounidense, pero el acontecimiento hace desistir a los militares norteños y el gobierno de la Casa Blanca voltea su mirada hacia el sur, específicamente a La Florida, territorio hasta entonces bajo el poder de la corona española”.   
Los argumentos de antes son los de hoy, más especializados  
Pero hay más en toda esta historia de larga data, entre el norte y el sur. El comunicador hace referencia a una carta enviada por el representante o ministro de España en Washington, Don Luis de Onís, en donde este describe en palabras lo que observaba para entonces de la conducta del gobierno de EE.UU.:    
Así  escribe el ministro español al Virrey de Nueva España:
“Cada día se van desarrollando más y más las ideas ambiciosas de esta República (…) este gobierno  no se ha propuesto nada menos que el de fijar  sus límites  en la embocadura  del río Norte o Bravo, siguiendo su curso  hasta el grado 31 y desde allí tirando una línea recta hasta el mar Pacífico, tomándose por consiguiente las provincias de Tejas, Nuevo Santander, Coahuila, Nuevo México y una parte de la provincia de Nueva Viscaya y la Sonora. Parecería un delirio este proyecto, pero no es menos seguro que el proyecto existe, y que se ha levantado un plan de estas provincias por orden del gobierno, incluyendo a la isla de Cuba, como una pertenencia natural de la República. Los medios que se adoptan para preparar la ejecución de este plan son (…) la seducción, la intriga, los emisarios, sembrar y alimentar las disensiones en nuestras provincias de este continente, favorecer la guerra civil, y da auxilios en armas y municiones a los insurgentes”.  
El mismo plan expansionista de siglos atrás
Lo que hoy acontece en contra de Venezuela, es simple y llanamente el mismo plan expansionista de EE.UU, pero hoy con más fiereza que antes, porque independientemente del argumento ese que habla de predestinación por parte de la providencia divina para que EE.UU domine al mundo, esa predestinación, que no es otra cosa más que un disfraz, lo que hace es tapar las inmensas y gigantescas riquezas que posee la patria de Simón Bolívar y toda América del Sur.
Esas mentiras, sus emisarios de diversos países, las intrigas para crear presuntas rivalidades, auspiciar los hechos violentos como han ocurrido en Venezuela, intentar una guerra civil que sus ciudadanos no quieren y hasta dotar a la oposición (sus cipayos) con millones de dólares, como se aprecia hoy y lo observa el mundo entero, es una repetición de lo planteado siglos atrás.
Y eso si que no es mentira, pues está escrito en muchos libros, cartas y mensajes que se entrecruzaban los diplomáticos, virreyes, reyes, gobernadores, generales y quien sabe cuántos más que sabían de las movidas de los gobiernos estadounidenses.
De hecho, Ronald Muñoz escribe algo que el Libertador Simón Bolívar conocía muy bien, por cuanto en una ocasión esperó poder tener el apoyo de su lucha independentista contra España y solo recibió la respuesta de una “neutralidad” nada clara, que debió enfrentar cuando capturó un par de goletas, Tigre y Libertad, que llevaban pertrechos a los realistas. No vamos a contar acá las protestas cínicas por parte de EE.UU, pero lo cierto fue que el Libertador, al final de tanta controversia respondió al representante de Estaos Unidos, Mr. B. Irvine:
“Defendiéndolos (los derechos de los venezolanos) contra la España ha desaparecido una gran parte de nuestra población y el resto que queda ansía por merecer igual suerte. Lo mismo es para Venezuela combatir contra España que contra el mundo entero, si todo el mundo la ofende”.              
        
El regreso de los realistas
y su derrota final ante los pueblos
MUÑOZ, Ronald
Colección Alfredo Maneiro
Fundación Editorial El Perro y rana
Ministerio del Poder Popular para la Cultura
Caraca-Venezuela
2010.