Acercar al lector al hecho histórico latinoamericano










El profesor de Física y Matemática jubilado y escritor a tiempo completo, Enoc Sánchez, escribió la historia novelada "El espíritu de Simón" y yo con su permiso, tomo para este blog, la intención con la que él hizo su trabajo:



Acercar al lector, tanto joven como adulto, no solamente al pensamiento de Bolívar, sino a todo lo que constituyó la gesta independentista Venezolana y Latinoamericana




sábado, 27 de abril de 2013

La iglesia y el manejo de la superstición y el engaño





Cuando leemos –segunda ocasión- el trabajo del educador y Magíster en Historia, de la Universidad de Carabobo, Jonás Flores, titulado “Postura de la Iglesia católica en el proceso de emancipación de Venezuela”, nos conseguimos con una documentación  que hace evidente “de cómo el poder político de los religiosos a lo largo de los siglos, se había valido de la superstición y el engaño para cauterizar las conciencias”.
Escribe Flores, un docente con formación teológica, pero como el mismo dice “aficionado a la historia”, que “El ser humano apegado por naturaleza a lo trascendente, admirando lo inexplicable y lo que no se ve, ha sido víctima de cuantas fábulas, especulaciones y tradiciones inventadas por los maestros  de la religión sometiendo al ser humano a sus intereses y teorías. Y es que el terremoto de 1812 es solo un hecho aislado en la historia venezolana de cómo el clero se ha valido de estos instrumentos para preservar su infalible religión, porque pareciera que el fin justificara los medios, aunque se violen los preceptos mas sagrados”.

En este tiempo moderno del siglo XXI,  hemos estado apreciando desde los comienzos de la Revolución Bolivariana que la conducta del clero venezolano poco se diferencia de los tiempos en que se desarrollaban las actividades independentistas hace doscientos años. Tal como indica en su trabajo Jonás Flores, los protagonistas del movimiento independentista de 1810 “eran personas con ideas liberales”  y “Tan pronto  ellos comenzaron a publicarlas, especialmente aquellas relacionadas con la libertad de cultos, no se hizo esperar la reacción de la Iglesia católica”.
Doscientos años después, cuando en Venezuela el máximo líder de la revolución bolivariana, Comandante Hugo Chávez  muestra signos de no negociar  con los viejos partidos de la IV república ni con los medios de comunicación y tampoco con las organizaciones empresariales ni con los altos jerarcas de la Iglesia católica, entonces sus voceros de la Conferencia Episcopal desataron una cruzada en su contra.
Un Cardenal y un Golpe de Estado
Es interesante recordar que cuando sucede el primer golpe de Estado en  contra de Chávez y la Revolución Bolivariana, como reseña el sitio www.aporrea.org el Cardenal Velazco Alvarado fue una de las personas que firmó el apoyo  “del decreto dictatorial del empresario Pedro Carmona que acabó momentáneamente con la democracia venezolana y se dice que estuvo presente en reuniones de oposición para sacar al Presidente democráticamente electo del poder. El 12 de Abril, imágenes de televisión mostraron a Velasco en el Palacio de Miraflores sonriente mientras hablaba por un teléfono celular, momentos antes de asistir a la auto proclamación del dictador Carmona. Las imágenes del Cardenal, feliz de ver el gobierno de Hugo Chávez ser derrocado por un golpe de estado, fueron inmortalizadas en el documental La Revolución no será Transmitida. A pesar de que su apoyo a Carmona y lo público y notorio de la estampa de su firma avalando el decreto dictatorial (leído en voz alta por Daniel Romero), Velasco murió afirmando que solo “firmó un papel en blanco” o que no sabía lo que estaba firmando”.
La misma web aporrea, al referirse a la muerte del prelado, reseñó:
“Velazco nunca condenó en público la invasión estadounidense a Irak, a pesar de que el Papa Juan Pablo II, si lo hizo en varias oportunidades.
Se ha ido otro líder de la iglesia divorciada de la realidad, la del Opus Dei, ésa que a toda costa quiere hacer pasar el camello por el ojo de una aguja... la que contrasta con la iglesia de San Juan Bosco o San Francisco de Asís... o sin ir muy lejos, la de aquel Jesús el que caminó encima del agua, el que perdonó a una prostituta, el que sacó a los mercaderes del templo a latigazos, el que se rodeaba de pobres y no temía a los leprosos...”

La Iglesia católica nunca ha  querido saber de la libertad de cultos

Dese que comenzaron a dejarse sentir las ideas liberales en las tierras americanas, las cosas comenzaron a ponerse difíciles para los intelectuales y patriotas. El profesor Jonás Flores escribe que “Por ello se infiere una vez más, la  no conveniencia en Venezuela de la libertad de cultos, especialmente la corriente protestante cuyo origen está relacionado con la emancipación delas ideas, la libertad de conciencia y pensamiento como dones del Creador otorgados a cada ser humano para ejercer su libre albedrío”.
El educador teólogo e historiador especifica mucho más:
“En el caso de la religión católica, esta facultad de libre albedrío ha de estar sumisa a Fernando VII en obediencia ciega, por lo que se proclamó a viva voz que el terremoto del 26 de marzo de 1812 fue ¡un castigo de Dios!, ¡cuánto provecho se le sacó a esta superstición! Afortunadamente hubo hombres con claro pensar y discernimiento que cuestionaron semejante engaño apelando a la razón”.   

Fue en aquel acontecimiento donde perecieron cerca de 20 mil personas, cuando Simón Bolívar pronunció sus conocidas palabras "Si la naturaleza se opone, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca".

Lo cierto de todo, es que la Iglesia católica nunca ha perdonado la pérdida del poder adquirido. Nada nuevo. A Hugo Chávez le toco enfrentarse a ese poder clerical, tal como sucedió con Simón Bolívar. Ambos líderes rechazaron la imposición y manipulación que han venido haciendo los representantes de la Iglesia católica desde siglos atrás. 
Todos los ciudadanos del mundo saben que la Iglesia católica jamás ha estado alejada del poder político

No hay comentarios: