Acercar al lector al hecho histórico latinoamericano










El profesor de Física y Matemática jubilado y escritor a tiempo completo, Enoc Sánchez, escribió la historia novelada "El espíritu de Simón" y yo con su permiso, tomo para este blog, la intención con la que él hizo su trabajo:



Acercar al lector, tanto joven como adulto, no solamente al pensamiento de Bolívar, sino a todo lo que constituyó la gesta independentista Venezolana y Latinoamericana




viernes, 3 de abril de 2015

Dependencia y Revolución (y 3)


https://encrypted-tbn3.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcQq_O6_58rjgvRYMFtkOR58-qBwHdGPlYipKzFl5mbK68ZlwEav






No cabe duda de que hablar de dependencia y revolución es referirnos a una realidad como la que estamos viviendo hoy día, en los actuales momentos, en algunas regiones y particularmente en este continente suramericano.
Hemos conocido los planteamientos de países como Cuba y Nicaragua que, precisamente por escoger un modelo, un sistema de vida que se aleja del abusivo capitalismo especulador han sido objeto de las mas variadas agresiones y boicots internacional y sometidos a una dura sanción internacional.
¿Cómo olvidar los 50 años de bloqueo a que ha sido sometida la población cubana?    
Tampoco es imposible no citar el proceso de la revolución en Irán que como dijo uno de sus nacionales, han aprendido a estar de pie pese a haber sido presionados por países desarrollados que han querido controlar su desarrollo en el área nuclear, pese a ser esas naciones muy desarrolladas desde el punto de vista de la energía nuclear y que han condenado al país persa de querer construir armas nucleares.      
Y más recientemente, aquí en Suramérica, las agresiones contra el gobierno de Evo Morales, el intento disfrazado de eliminar la revolución ciudadana que conduce Rafael Correa y las agresiones que recibió Venezuela con el intento de golpe de Estado contra Hugo Chávez en el 2002 y mucho mas cerca en el tiempo, cuando la Derecha neoliberal (autora de la intentona anterior con el apoyo de Estado Unidos) ha buscado derrocar a su actual y legítimo presidente Nicolás Maduro, líder del país con la mayor riqueza petrolera del mundo y, por si fuera poco, la agresión financiera contra la república Argentina a través de los fondos buitres.
Es de destacar que, actualmente, Venezuela ha sido agredida nuevamente por el gobierno de EE.UU, que la ha calificado como una "amenaza inusual" pero que el mundo, en su gran mayoría lo está rechazando con mucha fuerza, a través de la Celac, Unasur, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América, ALBA, las 120 naciones del Movimiento de Países no Alineados, Rusia y China y todos los países de latinoamericanos. La solidaridad internacional ha estado junto a Venezuela.
De lo que se trata acá es que el modelo imperial, actualmente en declive, no soporta que algunos países asuman nuevos modelos de desarrollo, que se alejan del concepto de dependencia, porque la dependencia oprime y coarta toda posibilidad de desarrollo, salvo un desarrollo primario que conduzca a los países en vías de desarrollo en ser simples proveedores de materias primas a las naciones altamente desarrolladas del norte de este continente y de Europa.

La economía capitalista internacional      

Theotonio dos Santos sostiene que “Históricamente desde la antigüedad han existido formaciones sociales imperialistas y coloniales. Sin embargo, es solamente en la época moderna que esa relación asume un carácter mundial como consecuencia de la integración lograda por la economía capitalista internacional que, de un lado, produce un mercado  mundial integrado de mercancías, fuerza de trabajo y capitales y, de otro, una alta concentración de la tecnología, la producción y los capitales en un centro hegemónico y en un conjunto de países dominantes. La cuestión de la dominación imperialista de un lado  y de la superación de la condición de la dependencia de otro se convierte en un problema mundial. El desarrollo del capitalismo como capitalismo monopólico imperialista se transforma, dialécticamente, en un impulso a la expansión mundial capitalista y, al mismo tiempo, en un límite para ese desarrollo. Pues la expansión del capitalismo no produce, en consecuencia de su carácter contradictorio, una economía internacional equilibrada e igualitaria, sino la oposición entre un capitalismo dominante y un capitalismo dependiente, limitado este en su capacidad de desarrollo, incapaz de resolver ni siquiera aquellos problemas de supervivencia humana elementales que se pudo superar en buena parte en los países dominantes”.    
El asunto es que mientras estas situaciones del capitalismo, en la práctica, se vienen dando en la mayoría de los países en desarrollo, se aprecia igualmente que hay una inmensa movilización de diversos movimientos sociales, obreros, indígenas, de mujeres, de jóvenes, campesinos, mineros, pescadores, etc., que le están dando forma a nuevas expresiones sociales. Como escribe Theotonio dos Santos:
“Particularmente en América Latina, la experiencia dela Revolución Cubana creó un nuevo marco político e ideológico. Se hizo muy explícito que las relaciones de dependencia no se podían supera dentro de los marcos del capitalismo”.
 En torno a esto último que afirma el científico social brasileño, cabría preguntarse si la Revolución Bolivariana de Venezuela habría podido destinar un alto porcentaje de sus ingresos para eliminar el analfabetismo, dar educación gratuita a los jóvenes, otorgar salud a la familia y dar viviendas a los mas desposeídos así como disminuir la pobreza y no ser duramente atacada –como en efecto lo ha sido- en los últimos años en una conspiración en la que participan capitales internos y externos.          
       




   

No hay comentarios: