Acercar al lector al hecho histórico latinoamericano










El profesor de Física y Matemática jubilado y escritor a tiempo completo, Enoc Sánchez, escribió la historia novelada "El espíritu de Simón" y yo con su permiso, tomo para este blog, la intención con la que él hizo su trabajo:



Acercar al lector, tanto joven como adulto, no solamente al pensamiento de Bolívar, sino a todo lo que constituyó la gesta independentista Venezolana y Latinoamericana




miércoles, 21 de marzo de 2012

Simón Bolívar, testigo del proceso de ascenso del capitalismo


 

“En su viaje de estudio por Europa, Bolívar fue testigo del proceso ascendente del capitalismo. Junto a su Maestro Simón Rodríguez presenció la agonía de las relaciones de servidumbre, que se resistían a desaparecer  en el país donde hizo el juramento al pie del Monte Sacro. Esta percepción del fenómeno de extinción de las supervivencias feudales y su reemplazo por las relaciones de producción capitalistas, será decisiva para la praxis socio-económica del futuro Libertador”.    
Tal es la opinión de Luis Vitale, historiador y economista chileno, quien habiendo escapado de la represión  del régimen del militar fascista Augusto Pinochet, se fue a la patria de Bolívar, se quedó en Caracas y se dedicó a la docencia en la Universidad Central de Venezuela, UCV.
Vitale expresa su punto de vista sobre tan particular tema en su ensayo “La contribución de Bolívar a la economía política de América Latina”, editado en julio del año 2000, en la conmemoración de los 217 años del nacimiento de Simón Bolívar y que pudimos conocer en la reciente Feria del Libro de Venezuela, Filven, efectuada en el complejo cultural Teresa Carreño.
Observaba las transfomaciones de la agricultura
Refiere el historiador y economista chileno que el joven Bolívar “También observaba las transformaciones de la agricultura y de la crianza de ganado. En el último viaje a Inglaterra e 1810, pudo apreciar el desarrollo capitalista del agro, la modernización  de las granjas  y de las empresas mecanizadas que utilizaban un concentrado proletariado rural. Los cambios ocurridos en la industria y en e campo, especialmente la reforma agraria implementada por la Revolución Francesa, habían generado un vigoroso mercado interno, que contrastaba con la economía primaria exclusivamente exportadora de la colonia donde había nacido”.
Considera este autor que Simón Bolívar se sentía admirado no solo por la institucionalidad parlamentaria de Inglaterra “sino también por el avance industrial, que superaba de lejos a Francia”. Vitale deja claro en el párrafo siguiente de su ensayo que “La ampliación del mercado interno, capaz de absorber la producción industrial en crecimiento, solo fue posible mediante el reparto de tierras a los campesinos y el aumento del poder adquisitivo de la población”. 
En su controvertido ensayo Luis Vitale no solo asevera lo del reparto de tierras a los campesinos y ese aumento del poder adquisitivo de la población, sino que, de seguidas, escribe:
“La fuerza de trabajo  se hizo mercancía y los medios de producción pasaron a ser capital. Con las nuevas máquinas, los empresarios textiles pudieron vender sus paños y telas a precios más bajos que los artesanos, conquistando así el mercado no solo interno; las exportaciones británicas de tejidos de algodón aumentaron de 45.000 libras esterlinas en 1751 a 19 millones en 1830”.
Y más adelante comenta que “La organización política de la sociedad estuvo al servicio de este tipo de producción, de la clase burguesa que lo implementaba y de la reproducción de la fuerza de trabajo asalariada. El Estado moderno que vio funcionar Bolívar en Europa garantizaba la política económica librecambista, estimulaba la iniciativa privada y la libre empresa. El Estado no intervenía en los negocios privados, pero aseguraba el funcionamiento del sistema y básicamente la protección de las empresas y de la propiedad privada de los medios de producción”.
Es  interesante que se diga que cuando en Inglaterra perecía el siglo XVIII, los nobles y la clase media habían acumulado una inmensa riqueza, además de un poder político a través del sistema del Parlamento, pero al ensayista Vitale se le olvida decir que, pese a todo ello, en medio de ese nacimiento de la revolución agrícola e industrial de Inglaterra las condiciones de vida de los pobres de las ciudades o de los más pobres, fueron terriblemente muy duras.
Ciertamente nacía entonces una especie de proletariado para la industria que también y otro que tenía carácter agrícola, aunque también los escritores de la época, particularmente los novelistas, mostraron a esa Inglaterra de la pobreza, de la sumisión, de la servidumbre, de las cárceles, de los que tenían malas condiciones de vida. De hecho, una serie de televisión recorrió a nuestra Latinoamérica y mostraba una realidad inglesa poco ejemplarizante, como lo es la cinta  “Los de arriba y los de abajo”. 
Comprobó que los empresarios rechazaban intervención del Estado en la economía
Pero sigamos con el ensayo de profesor Luis Vitale, quien escribe que nuestro joven Bolívar “…comprobó  que los empresarios rechazaban la intervención del Estado en la economía, como había ocurrido bajo el régimen monárquico absolutista”.
En su modo de avistar las características de la vieja Europa y la agonía del feudalismo así como el nacer de la sociedad industrial, agrícola, del capitalismo, el profesor Vitale se pasea por lo que pudo haber visualizado Simón Bolívar y de hecho debió ser así, porque un hombre profundamente lector y pensador, como lo fue, debió haber sido profundamente impactado por aquel acontecer que transformaba a Europa:
-La ciencia aplicada, la fe y la razón, Descartes, Rousseau, Condillac, las logias masónicas , la monarquía constitucional, el régimen parlamentario inglés, la república burguesa, los economistas  de ese siglo XVIII, etc., etc. Todo –en aquel entonces- debió haber pasado por la mente y espíritu de Simón Bolívar y parte de ello, modificado, transformado, debió influir él y debió permitirle la formulación de premisas, normas y un sin fin de propuestas para el nuevo mundo que despertaba entonces.

No hay comentarios: