Acercar al lector al hecho histórico latinoamericano










El profesor de Física y Matemática jubilado y escritor a tiempo completo, Enoc Sánchez, escribió la historia novelada "El espíritu de Simón" y yo con su permiso, tomo para este blog, la intención con la que él hizo su trabajo:



Acercar al lector, tanto joven como adulto, no solamente al pensamiento de Bolívar, sino a todo lo que constituyó la gesta independentista Venezolana y Latinoamericana




lunes, 23 de enero de 2017

El periodista debe ser un mediador entre la información y el público




“…de ética también se vive, porque es muy difícil dormir con una barriga llena y una conciencia intranquila que nos genera desasosiego”.

Leo algunas páginas del libro La Libertad de Expresión, Defensa Jurídica y Constitucional del apreciado colega y abogado Jesús Sotillo Bolívar, lo que es orientador al reencontrarnos con esas apreciaciones que tienen que ver con nuestros periodistas y  su preparación, no sólo teórica y técnica, sino ética.  
Al respecto, Sotillo reitera lo que los estudiosos del periodismo siempre han dicho, que los jóvenes periodistas deben prepararse “…también en lo ético, para ejercer  responsablemente  como mediadores entre la información y el público tal como lo establecen las normas deontológicas de nuestra profesión”.
Nosotros también tenemos que reiterar que de ética también se vive, porque es muy difícil dormir con una barriga llena y una conciencia intranquila que nos genera desasosiego.
Aunque si revisamos el periodismo que se ha ejercido durante la gestión de los últimos 25 años y entre ellos, los 16 años del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, observamos que se ha ido profundizando el deterioro en el ejercicio profesional de esta profesión, aunque es necesario aclarar que, sumando años, pudiéramos decir que 25 años más atrás, había una ebullición de ese periodismo de calidad  en las escuelas de periodismo cuyos jóvenes egresados salían  a conquistar los medios y demostrar que su aprendizaje era de valía.
La libertad de información no persigue fines mercantilistas
El segundo párrafo del Código de Ética del Periodista Venezolano, refiere que “La libertad de información se concibe como el derecho de los periodistas y de los medos de comunicación social a obtener  y divulgar  las informaciones sobre el acontecer nacional e internacional. A su vez, a  los ciudadanos les asiste el derecho a obtener  una información completa, no tergiversada ni manipulada por parte de los periodistas ni de los medos de comunicación social”.
Y en el siguiente:
En consecuencia, este principio de la Libertad de de Información  no puede invocarse con fines mercantilistas ni para justificar la manipulación  de las informaciones con fines políticos o pecuniarios.      
Si tomamos simplemente esos dos párrafos y con ellos hacemos unas encuestas y las realizamos no solo en Venezuela sino en toda América y Europa, nos conseguiremos con unas respuestas que pondrán en entredicho el ejercicio del periodismo, por cuanto el virus del capitalismo con mentira se ha adueñado por completo de los medios de comunicación social, lo que se ha agravado con la incorporación del periodista sin conciencia y/o sin empleo o con empleo de baja remuneración.
¿Cuántos periodistas se deben al público y son veraces e imparciales?
¿Cuántos periodistas pueden decir que se deben al público y sus informaciones –veraces, imparciales, oportunas y honestas- contribuyen a que la ciudadanía que les sigue pueda disponer de conocimientos exactos, cuasi matemáticos, que no estén tergiversados ni manipulados?   
Lo primero que hay que decir, es que los medios de comunicación social en Venezuela han tuvieron un carácter eminentemente comercial-publicitario-político, disfrazados de informativos y que ahora, son más políticos-publicitarios-comerciales y menos informativos o con menor veracidad e imparcialidad y esta fisonomía más descarada ahora, es la que ha inundado al mundo, porque el periodismo que se hace promueve el descrédito, la descalificación, perjudica moralmente, lanza acusaciones a granel y es impulsado por una moral de bajas pasiones y falsedades que no intenta pasar disimuladamente en las llamadas redes sociales.
Los casos más sonados en este final del 2016 e inicio del 2017 son los despiadados y falaces ataques de la Derecha opositora a la revolución bolivariana y sus líderes y la Derecha de los medios internacionales a Siria, Brasil, Argentina, Ecuador, Cuba, a Donald Trump, a Julián Assange y otros más.
No todos los periodistas defienden la nacionalidad de sus países
No todos los periodistas de hoy defienden la nacionalidad de sus países, la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación, simplemente defienden a quienes les pagan y por ello –algunos no todos- deforman, tergiversan, falsean sus informaciones y poco les importa si humillan y descalifican a terceros.
Particularmente, no nos atreveríamos a publicar sin hacer un análisis, sobre la negativa de los políticos  estadounidenses hacia la decisión  de la ONU, de criticar la actitud de los israelitas de no querer desalojar  los asentamientos en tierras de los palestinos o cómo publica algo sobre la realidad  mexicana, sin dejar de decir el ahorcamiento a que están sometidos los ciudadanos con la escandalosa voracidad de la economía liberal y la corrupción generalizada en la clase gobernante.
Seguimos en este amplio tema y leemos lo que escribe Jesús Sotillo en torno a esa área tan sensible en la vida de este planeta como son los derechos humanos, algo que la Derecha sin bien sabe de qué se trata, los ignora completamente y reacciona y reclama tales derechos cuando actúan contra ella por su desaforada violencia.    
Solo hay que ver lo que hace la Derecha
De hecho, sólo hay que ver lo que hace la Derecha venezolana:
-Intentos  de golpe de Estado y secuestro de Hugo Chávez, quien fue un presidente legítimo; daños ala industria petrolera por más de 20 mil millones de dólares; asesinatos de personas en las calles del país con la puesta en marcha de las guarimbas; daños a la infraestructura de la república y ahora continúan en maniobras políticas asesorados desde el exterior para seguir golpeando a la revolución bolivariana de Venezuela en su Presidencia.
La política editorial aliena al periodista
Jesús Sotillo nos recuerda que la Declaración de los Derechos Humanos tiene más de 70 años desde su promulgación por la Asamblea de las Naciones Unidas y nosotros agregamos que, pese a ese esfuerzo, la Derecha nacional e internacional dice reconocer los derechos humanos, pero son los primeros en violarlos.   
No podemos cerrar esta información sin dejar de citar la opinión de nuestro profesor de la Escuela de Periodismo (luego Comunicación Social) de la Universidad Central de Venezuela, UCV, Federico Álvarez, en su discurso Interrogantes sobre el Periodismo y el Periodista, el 22 de junio de 1976, en El Tigre, estado Anzoátegui:
-Nuestros medios son anacrónicos en el tratamiento de la información. El profesional de la prensa es diariamente alienado por una política editorial que no se corresponde con las necesidades del público ni con los intereses del país. Pero también este periodista está cambiando de status. Ha mejorado su nivel social y, seguramente, mejorará en el futuro su nivel económico. Todo eso está bien, mientras ese cambio  no ocurra a expensas de su compromiso con la sociedad; mientras la mejoría  externa no provoque grietas en la conciencia”.
Y antes de concluir:
-Este es el reto más importante que tiene planteado el periodista venezolano en estos momentos. Mantener la identidad de servidor público, defender su condición de agente del cambio social, ocupar con firmeza la trinchera  de la dignidad ciudadana”.  

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN
SOTILLO BOLÍVAR Jesús
Colección Luis Beltrán Prieto Figueroa
Fondo Editorial Ipasme.
Caracas-Venezuela 2012

ÉTICA CÓDIGO DEL PERIODISTA VENZOLANO
Fundación Premio Nacional de Periodismo
Caracas-Venezuela 2011


No hay comentarios: