Acercar al lector al hecho histórico latinoamericano










El profesor de Física y Matemática jubilado y escritor a tiempo completo, Enoc Sánchez, escribió la historia novelada "El espíritu de Simón" y yo con su permiso, tomo para este blog, la intención con la que él hizo su trabajo:



Acercar al lector, tanto joven como adulto, no solamente al pensamiento de Bolívar, sino a todo lo que constituyó la gesta independentista Venezolana y Latinoamericana




lunes, 15 de junio de 2009

La visión de Bolívar sobre Estados Unidos


El profesor Freddy Yépez, en su libro de ensayos “El antiimperialismo e internacionalismo de Bolívar”, publicado por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura a través del desaparecido Consejo Nacional de la Cultura, Conac, refiere que “Si algo legó al futuro el Libertador Bolívar como la verdad verdadera internacional más importante de su tiempo, fue avizorar lo que sería Estados Unidos para la América”.
Pese a ese hecho real, que ha permeado el tiempo y está presente hoy más que nunca en esta sureña y caribeña Latinoamérica, tiene sus aristas y algunas de ellas se movían hincando sus puntas mientras nuestro Libertador se empeñaba en la unificación de este continente. En efecto, Yépez indica que mientras San Martín veía con agrado lo que hacía Bolívar, “…otros laboraban, incluso algunos con descaro y alevosía y premeditación, por la desunión, tal los casos de Páez, Santander y Flores”.
Destaca el ensayista que el General caraqueño concebía la independencia de un país o nación junto a la independencia de las otras naciones, es decir, todas las naciones deben ser independientes, libres. Este aspecto es realmente interesante si se toma en cuenta que otros escritores han escrito sobre la visión que tenían los grandes héroes de nuestra independencia, es decir, veían a la América toda como una gran nación, sin fronteras, aunque otros, como lo señala Yépez, veían la limitación de los espacios fronterizos como una garantía para “…el poder individual, caudillesco y de clase sobre el resto de la sociedad en el contexto de sus límites geográficos de nación independiente”.
“Bolívar –escribe el ensayista- previó en el crecimiento económico de Estados Unidos la formación de un imperio para someter a su designio al resto de las naciones del continente americano. De allí su interés y lucha por la unidad latinoamericana, mientras que la dirigencia política gobernante en Estados Unidos lo hacía por la división, la desunión de nuestros países y pueblos, para así coronar su reinado imperialista. Y en América Latina no faltaban los epígonos de las autoridades gringas”. Como tampoco han faltado en estos últimos años en las diversas repúblicas que constituyen a Latinoamérica.
Más adelante, escribe Yépez que “El Estado estadounidense, con su perniciosa política de aparente neutralidad, venía dando pruebas de sus rasgos de ave de rapiña, su ambición de tonina para predominar sobre la América Meridional. En 1817 dos barcos (Tigre y Libertad) -¡qué ironía!-, de comerciantes gringos, fueron retenidos por los patriotas en Guayana cuando trataban de hacer llegar armas y otros recursos bélicos al ejército español. El gobierno de Estados Unidos, ofendido como suele sentirse cuando le descubren su macabro intervencionismo contrarrevolucionario en los asuntos de otras naciones, no sólo exigió la devolución de las naves, sino también –prueba del descaro- indemnización por daños ocasionados a los neutrales”.
El alerta del Libertador
Refiere el profesor Yépez que en 1818, nuestro Libertador se refería a la actitud de los mandatarios estadounidenses y sus puntos de vista con relación a la lucha que sostenían los americanos del sur para independizar a sus naciones. Al respecto, decía Bolívar:
“Hablo de la conducta de Estados Unidos respecto a los independientes del Sur, y de las rigurosas leyes promulgadas con el objeto de impedir toda especie de auxilios que pudiéramos procurarnos allí. Contra la lentitud de las leyes americanas se ha visto de imponer de diez años de prisión y diez mil pesos de multa que equivale a la de la muerte, contra los virtuosos ciudadanos que quisieran proteger nuestra causa de la justicia y de la libertad, la causa de América”.
“Basándose en el mismo caso de los buques antes mencionados, –asienta Yépez- Bolívar le dijo a Irvine en Angostura, que Los ciudadanos americanos (…) olvidando lo que se debe a la fraternidad, a la amistad y a los principios liberales que seguimos, han intentado y ejecutado burlas al bloqueo y el sitio de las plazas de Guayana y Angostura, para dar armas a unos verdugos y para alimentar a unos tigres, que por tres siglos han derramado la mayor parte de la sangre americana…No son neutrales los que prestan armas y municiones de boca y de guerra a unas plazas sitiadas y legalmente bloqueadas”.
De lo que dijo Simón Bolívar en 1918 han transcurrido casi dos siglos y la conducta de los diferentes gobiernos estadounidenses han variado solo en lo que concierne a lo sofisticado, pero el garrote contra los latinoamericanos sigue siendo el mismo aunque venga envuelto en telas de seda.

No hay comentarios: