Acercar al lector al hecho histórico latinoamericano










El profesor de Física y Matemática jubilado y escritor a tiempo completo, Enoc Sánchez, escribió la historia novelada "El espíritu de Simón" y yo con su permiso, tomo para este blog, la intención con la que él hizo su trabajo:



Acercar al lector, tanto joven como adulto, no solamente al pensamiento de Bolívar, sino a todo lo que constituyó la gesta independentista Venezolana y Latinoamericana




lunes, 17 de agosto de 2009

Ayer como hoy, infamia de siglos: Colombia y USA


Dejo acá, algunas líneas con las opiniones del historiador y poeta bolivariano de Colombia –lamentablemente fallecido- Juvenal Herrera Torres, quien en su ensayo El bacanal de las fieras (1), fustiga a las oligarquías de su país y Venezuela y muestra así cómo el poder oligárquico estadounidense también odiaba a todo lo que significara Simón Bolívar.
Herrera Torres escribe así que “¡Qué extraordinaria semejanza hay entre los escritos infames de Santander contra Bolívar y los de los funcionarios de Washington! Ya hemos visto como unos y otros tenían una unidad de propósitos que llevaron a la muerte de Bolívar y Colombia. En cambio, Santander era objeto de halagos y zalemas por parte del gobierno de los Estados Unidos, lo que trae a la memoria aquella sabia frase de Sainte Beuve (escritor y crítico literario francés): ¡Dime quién te admira y te diré quién eres!
Si Herrera Torres estuviese vivo, creemos que con mucha facilidad armaría un fascinante cuadro con las intrigas y acciones maledicientes que rodearon al Libertador Simón Bolívar en su época con las que intentan repetir, en estos precisos momentos, contra Venezuela, su revolución bolivariana y sus líderes.
El más estimado de Washington
Escribió Herrera Torres que “Es público y notorio que no solo Jackson (quien apoyó a Inglaterra para apoderarse de las islas Malvinas (después otro apoyo en el siglo pasado para la guerra contra los argentinos), sino Clay, subalterno de Adams y superior de Tudor, Harrison y otros eminentísimos diplomáticos y espías norteamericanos, eran particularmente deferentes con Santander. ¿Quién lo discute? El propio Santander es el que da fe de ello y con orgullo”.
Líneas más delante en su ensayo, que forma parte de la Compilación Bolívar, Quijote de América (2), refiere el escritor que, “¡ Es tan cierto que Santander fue el más estimado de los renegados de la antigua Colombia, por parte del gobierno de Washington, como lo es también que los imperialistas de los Estados Unidos odiaban al Libertador, y odian hasta su memoria, como a ninguno otro de los hijos de la Gran Colombia, de la cual fue su inspirador, su padre, conductor y defensor hasta el último instante!”
Refiere el historiador que aquellos nuevos dueños del poder en la Nueva Granada eran muy astutos en lo que hacían y así, por un lado fusilaban a los adversarios mientras hacían calumnias a Bolívar-pese a que estaba muerto- mientras se trajeaban de liberales y demócratas. En ese mismo sentido, apeló el ensayista a lo que escribió Florentino González (periodista, santandereano y catedrático colombiano) en sus Memorias:
“…desde que fue patente para nosotros que la República y la Democracia no habían sido objeto de sus afanes y trabajos, ni era para fundarlas que se habían exigido al pueblo tan grandes sacrificios, nuestra adoración (¿?) se cambió en horror por el ambicioso que así había frustrado todas nuestras esperanzas y querido convertir en su provecho personal todo lo que el pueblo había hecho por adquirir el derecho de gobernarse a si mismo. No causó impresión ninguna de dolor en el pueblo (¿?) la muerte de Bolívar, ni lamentaron su pérdida sino aquellos que favorecían sus miras liberticidas.
El odio al Libertador
¿Cómo podrían libertarse los pueblos de ambiciosos de esa clase, si, cuando se mueren, se pusiesen a honrar su memoria?”
¡Estos son –escribe Juvenal Herrera Torres- una muestra de los próceres: ideólogos y héroes oficiales del Estado Santanderista! Se comprende porqué no se enseña historia de Colombia en las escuelas y universidades. ¡Así surgió el liberalismo en Colombia! Su odio al Libertador fue simplemente instrumento de la política del gobierno de Washington para impedir la unidad de las nuevas naciones y destruir a Colombia. El gobierno de los Estados Unidos odiaba a Bolívar (y ahora odia a la revolución y a Chávez) de un modo tan escandaloso, que el conde Dudley, secretario de Estado británico en 1827, recibió de Willimott, su procónsul en Lima, una carta en la que le decía:
La maligna hostilidad de los yanquis hacia el Libertador es tal, que algunos llevan su animosidad hasta el extremo de lamentar abiertamente que allí donde ha surgido un segundo César no hubiera surgido un segundo Bruto.
¡Muy grande –sigue Juvenal Herrera Torres- debió ser la alegría de los imperialistas de los Estados Unidos, cuando vieron que en los Estados Desunidos hispanoamericanos podían alentar el levantamiento de tantos Brutos para destruir a Bolívar! Luego añade el poeta:
“Venezuela, o mejor dicho, el gobierno, acogió con sus brazos abiertos a varios Brutos de esos. Algunos habían tomado parte en la conspiración septembrina de 1828 y, como es sabido, fueron amnistiados (como en Bogotá) y ¡condecorados! Dos días antes de la muerte del Libertador, los diputados de Puerto Cabello habían propuesto que el nombre de Bolívar fuera condenado al olvido.
(1)
Herrera Torres, Juvenal
Ensayo El bacanal de las fieras
(2) Bolívar, Quijote de América
Editorial El perro y la rana
Ministerio del Poder Popular para la Cultura
Caracas-Venezuela

No hay comentarios: