Acercar al lector al hecho histórico latinoamericano

El profesor de Física y Matemática jubilado y escritor a tiempo completo, Enoc Sánchez, escribió la historia novelada "El espíritu de Simón" y yo con su permiso, tomo para este blog, la intención con la que él hizo su trabajo: Acercar al lector, tanto joven como adulto, no solamente al pensamiento de Bolívar, sino a todo lo que constituyó la gesta independentista Venezolana y Latinoamericana




viernes, 22 de julio de 2011

Bolívar y la opinión pública


Volvemos a revisar el libro del profesor Ignacio La Cruz “Bolívar y su concepción del periodismo”, de la colección Análisis, del Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información, y de nuevo nos sentimos agradados al reconocer la visión integral que tuvo el Libertador.
Escribe el fallecido catedrático zuliano que “El 10 de noviembre de 1817, Bolívar instala en Angostura el Consejo de Estado, acto de enorme trascendencia: internacionalmente  le confiere a Venezuela  la categoría de un Estado en armas que lucha por su independencia. En su discurso, el Libertador destaca el hecho, y sobre todo la proyección de su impacto:   
-El gobierno que, en medio de tantas catástrofes y aislado entre tantos escollos, no contaba antes con ningún apoyo, tendrá ahora por guía una congregación de ilustres militares, magistrados, jueces y administradores, y se hallará en el futuro protegido no solo de una fuerza efectiva, sino sostenido de la primera de todas las fuerzas, que es la opinión pública. La consideración popular, que sabrá inspirar el Consejo de Estado, será el más firme escudo del gobierno. 
Si revisamos hoy, en este 2011, ese punto de vista del Libertador, nos damos cuenta que ese visionario hombre pareciera haber visto en aquel tiempo, lo que hoy estamos haciendo en la revolución bolivariana, cuando descansaba el peso de la defensa del gobierno en la consideración popular, como hoy está descansando la revolución y como su actual líder la enfatiza en el pueblo.
El profesor La Cruz sostiene en su libro de ensayos que “El seguimiento de las pulsaciones de la opinión pública será una de las preocupaciones constantes de su vida. En sus cartas desfila multitud de referencias a periódicos de América, Europa y los Estados Unidos. Siempre tendrá bajo su mirada la situación interna y externa de España y las repercusiones de la revolución de la independencia”.
Y el docente y periodista que fue La Cruz , refuerza el punto de vista expuesto, al referir que, en una carta que Simón Bolívar le escribe a José Antonio Páez, enfatiza su opinión al decir:
-Tan necesario es cuidar de crear, por decirlo así, el espíritu público, que sin su auxilio la fuerza física apenas produce un efecto muy precario. Terrible son las guerras de opinión.  
Escribe el profesor  Ignacio La Cruz que “…con este criterio de crear un espíritu conveniente, el Libertador se esmeraba en que los periódicos bajo su influencia no promovieran  roces entre las naciones  hermanas, ni inflamaran a unas contra otras. Debía estar al servicio de su unidad, contra los peligros exteriores y contra los intereses de las oligarquías locales, que en todas partes atizaban  odios y fricciones para rehacer los cotos de sus antiguos privilegios”. 
Punto interesante este, el de líneas anteriores, porque es bueno recordar  para la historia que hubo ocasiones en que tanto la prensa colombiana como la venezolana, generaron resquemores entre los gobiernos de ambas naciones, siempre intentando generar odio.
Nada nuevo, porque fue una práctica durante el siglo pasado por parte de las oligarquías de las dos naciones hermanas.
La Cruz, quien fuera docente de la Universidad del Zulia, ilustra muy bien esta situación al registrar una comunicación del Libertador al Mariscal José de La Mar , desde Loja, el 14 de octubre de 1822:
- Mucho siento tener que indicar a Ud., de paso, que las imprentas de Lima no me tratan tan bien como la decencia pareciera exigir. Quiero suponer que mi conducta  o la del gobierno sean viciosas; no basta, sin embargo, esta causa para empeñarse entre naciones amigas en increpar la una a la otra sus defectos. Colombia ha podido juzgar  con desaprobación algunas operaciones de los gobiernos americanos; y Colombia se ha abstenido  de la murmuración porque su gobierno ha influido de modo que ha impedido el uso de un arma que no es dado a todos manejar  con acierto y justicia. Yo espero, mi amigo, que Ud., impedirá este abuso que no se está haciendo contra mi, para no verme obligado a mandar órdenes  al general Paz Castillo que me sería desagradable, pues no es razón que la moderación de Colombia se retribuya con ultrajes.  


El cuadro que ilustra este trabajo, pertenece al artista plástico Jesús Espinoza, considerado un hombre que domina muy bien el dibujo, el color y llamado el pintor bolivariano. Formó parte de una colección sobre Bolívar y sus amores, que estuvo expuesta en Fundación La Previsora, a propósito de la jornada del Bicentenario de la Independencia de Venezuela, en julio de prsente año.   

No hay comentarios: